INSTALACIONES EN CENTROS EDUCATIVOS

En las escuelas, institutos y universidades, es esencial que se mantenga la temperatura adecuada para ayudar a la concentración y a la productividad del alumnado. Los períodos de exámenes suelen caer en la época más calurosa del año, donde se puede decir que es más importante mantener las mentes jóvenes frescas y en alerta.

Por todo esto, los establecimientos educativos necesitan aire acondicionado en zonas tan diversas como aulas, salas de deporte, instalaciones de restauración, salas de seminarios y de enseñanza, talleres, laboratorios, edificios administrativos y salas de informática.

En los colegios y en la mayoría de centros educativos, se puede requerir el uso de aire acondicionado en una amplia gama de áreas, como teatros de conferencias, salas de deportes o aulas de tecnología donde pueden tener lugar aglomeraciones fácilmente.

Dado que los niveles de uso y ocupación de esas instalaciones educativas varían de una hora a otra, puede ser imposible juzgar el nivel ideal de refrigeración. Instalar demasiados sistemas es costoso y despilfarrador, pero instalar pocos conlleva el riesgo de la aparición de un nivel inadecuado de control de la temperatura cuando más se necesite.

 

Por qué una climatización de calidad es necesaria en centros educativos

 

Los niños suelen sentir que los días de las últimas semanas del año académico pueden llegar a durar toda la vida. No solo se trata de la emoción por el comienzo de las vacaciones de verano, sino por el hecho de tener que lidiar con aulas que pueden llegar a parecer saunas. De hecho, el ambiente de la clase afecta al proceso de aprendizaje del estudiante en un 25 %. Por eso, el aire acondicionado es esencial para los centros educativos. Otras razones por las que las aulas bien climatizadas benefician al aprendizaje son:

Un diez a la calidad del aire

Los estudiantes expuestos a toxinas ambientales suelen tener menos media en las notas que los estudiantes que disponen de una calidad superior del aire en clase. Las toxinas del aire no solo hacen disminuir las calificaciones, sino que también crean problemas de salud, lo que puede hacer que los estudiantes pierdan un valioso tiempo de clase.

El aire acondicionado ayuda a controlar la calidad del aire en un aula, por lo que es vital no solo disponer de una buena climatización para filtrar el aire, sino también asegurarse de cambiar los filtros de la máquina de aire acondicionado con frecuencia para garantizar el máximo de su rendimiento.

Descenso de la media de notas

Un estudio que disponía de 4,5 millones de exámenes en una escuela secundaria de Nueva York ilustra que las temperaturas más altas en las aulas crean un 12,3 % más de probabilidades de suspender un examen de una materia y un 2,5 % menos de probabilidades de graduarse a tiempo.

Una de las razones por las que esto ocurre es porque los errores aumentan exponencialmente en un ambiente sobrecalentado. En un aula caliente, las habilidades de resolución de problemas se realizan sin cuidado o atención al detalle debido a la incomodidad generada por las altas temperaturas dentro del aula.

Concentración

Según un estudio, cuando en un aula se registran temperaturas muy altas o muy bajas, es imposible que el cerebro se centre al 100 % en el aprendizaje. En su lugar, intenta resolver cómo hacer que el cuerpo se enfríe o se caliente, dependiendo de las circunstancias en las que se encuentre. ¿Cómo pueden concentrarse los estudiantes en una lección cuando su mente solo puede pensar en otras cosas?

Para asegurarse de que los estudiantes están aprovechando al máximo su educación y sus recursos educativos, las escuelas deberían tener aire acondicionado en cada aula para optimizar el aprendizaje.

 

Climatización interior y eficiencia energética en centros educativos

 

Los edificios modernos se encuentras perfectamente aislados térmicamente, lo que resulta en que los edificios son casi perfectamente herméticos. En relación con las pérdidas de transmisión del edificio, esto es positivo para el balance energético.

Sin embargo, los edificios herméticos no ofrecen intercambios de aire, lo que significa que la concentración de CO2 del aire que se respirar aumenta continuamente. Por otra parte, los estudiantes general aproximadamente 50g/kg de vapor o vaho, de modo que la humedad del aire también aumenta.

Consecuencias

Las consecuencias de esto son que la capacidad de los estudiantes para concentrarse en el trabajo académico disminuye y el aumento de la humedad en el edificio puede provocar la aparición y formación de moho en las paredes. Los edificios herméticos tienden a emitir sustancias que se evaporan o se propagan desde las diferentes partes del edificio hasta el aire, algo que no se puede prevenir en la fase de construcción.

Por esto, el aire exterior entrante tiene que calentarse a la temperatura ambiente con la ayuda de un buen sistema de climatización. Este sistema requiere mucha energía y crea grande fluctuaciones de temperatura, así como un nivel de temperatura ambiente equitativo en la habitación en cuestión.