INSTALACIONES EN INDUSTRIA

 

Un sistema de aire acondicionado o climatización industrial se suele tratar de un sistema de refrigeración centralizado que cuenta con un sofisticado sistema de conductos que permiten distribuir el aire frío. Es similar al sistema de conductos que se puede utilizar en la refrigeración residencial, pero a un nivel mucho más grande y sofisticado.

 

¿Cómo funciona la climatización industrial?

 

Dentro del sistema de conductos anteriormente mencionado, normalmente habrá deflectores y controles que faciliten la distribución eficiente del aire frío en todo el edificio. Por otro lado, se dispone de termostatos dentro de la propiedad que permite que diferentes áreas o zonas establezcan la temperatura requerida, así como de tecnología para supervisar el sistema y sensores para asegurar que los niveles de temperatura y humedad sean adecuados. También se dispone de procesos para monitorear la calidad del aire. Estos sistemas permiten la ventilación del aire fresco del interior de la propiedad y su reemplazo con aire exterior cada dos horas, lo que asegura que los niveles contaminantes internos se mantengan bajos y que se puedan cumplir los estándares de calidad del aire.

 

Cómo conseguir una filtración efectiva del aire

 

Se han introducido nuevos sistemas que proporcionan una filtración más eficaz del aire que son capaces de mantener el nivel de contaminantes bajo para que no sea necesario ventilar tanto el aire interno, lo que hace que los sistemas sean mucho más eficientes energéticamente. También se han desarrollado los tipos de conductos que se pueden utilizar con estos sistemas, que son flexibles y largos y ofrecen una solución simple y barata en los espacios donde es más difícil organizar la instalación.

En los entornos industriales, el sistema de aire acondicionado que produce el aire frío suele crearse con una sola unidad. Estas unidades se pueden transportar e instalar fácilmente y pueden utilizarse en arreglos para adaptarse a la escala del lugar. Se tratan de conductos que se pueden observar muy a menudo en los tejados de los edificios comerciales para que el calor se disipe fácilmente y el ruido de su funcionamiento no sea perceptible.

 

Ventajas de la climatización industrial

 

  • Los sistemas de climatización industrial permiten mantener a una temperatura deseada a los trabajadores, equipos y materiales en zonas de ambiente elevado sin generar temperaturas de enfriamiento excesivas, tasas de flujo de aire o volúmenes de aire que puedan provocar problemas de salud. Las unidades más grandes, con una capacidad de enfriamiento de 3 a 5 toneladas, pueden ser enrolladas en su lugar o colgadas de un techo y conducidas sobre los trabajadores en un área de ensamblaje o de trabajo.
  • El hecho de proporcionar un lugar de trabajo más fresco o seco puede mejorar la salud de los trabajadores y aumentar su productividad. Por ejemplo, un enfriamiento del espacio en climas cálidos puede ayudar a que los trabajadores desempeñen sus funciones como limpiar buques o tanques de almacenamiento industrial y evitar que se tomen descansos por agotamiento o, al menos, disminuirlos.
  • Un buen sistema de climatización industrial no solo protege a los empleados, sino que, a su vez, asegura la protección de los materiales de trabajo en ambientes en los que las temperaturas pueden llegar hasta los 46 ºC. Este tipo de refrigeración para los procesos industriales puede ayudar a proteger los elementos de trabajo como pequeños chips electrónicos, artículos moldeados en plástico, extrusiones de metal, artículos de goma, barras de metal y productos de vidrio. De esta manera, aumenta las velocidades de flujo, elimina la humedad no deseada y preserva la forma e integridad de los productos.
  • Los parques industriales que disponen de instalaciones de climatización adecuadas impiden la deformación de materiales por temperaturas excesivas y producen entre un 50 % y un 90 % más rápidamente.